ParaSeguirPensado

La niebla

In Mis cosas on 7 marzo, 2015 at 3:28 pm

Pasan despacio, te miran, se van. Corren como desesperados. Como desesperados se paran en las columnas, se retuercen, bajan la mirada, vuelven a mirarte a los ojos, abren la boca. Boca oscura, negra, sombra de su propia sombra.

Las luces brillan tanto que duele. Duele en lo más profundo de la mente, en la cabeza, en el cuello, en la garganta, en el pecho quema, la infección abrasa al respirar.

Vuelven a pasar, su aire mueve las cortinas, se agitan con violencia, se van calmando, se van parando, se quedan quietas. Pasan dejando la estela del odio, del pasado, del fin del tiempo, del final del presente.

Sombras del mediodía  que van y vienen con sus batas verdes, se pierden en la niebla de una mente perdida en la sombra de la noche. No hay descanso. Ya no.

La niebla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: